fbpx
Víctimismo: personas que se hacen las víctimas

Víctimismo: personas que se hacen las víctimas

¿Sientes que todos tienen la culpa de lo que te pasa, que todos están contra ti?

Si sientes eso, tal vez estés asumiendo el papel de víctima. A veces, si te ha ocurrido algo que te ha hecho sentir víctima lo perpetuas en el tiempo para conseguir atención, cariño. Otras veces, simplemente es la manera de ver el mundo. Te fijas en lo negativo y percibes que todo está contra ti. Esto ocurre de manera inconsciente.

Tanto en un caso como en otro es necesario que te des cuenta de que estás asumiendo el papel de víctima. ¿Porqué? por que eso sólo te genera sufrimiento a ti y a los que te rodean.

Minicurso gratuito "Superar la culpa"
Acepto que mi información personal sea transferida a MailChimp ( más información )
Suscribete y llevate gratis el minicurso para superar ese sentimiento de culpa de una vez por todas
Odiamos el spam. Su dirección de correo electrónico no se venderá ni se compartirá con nadie más.

Estás tan acostumbrada a comportarte así que no quieres cambiar tu forma de pensar y actuar. Prefieres seguir quejándote y lamentándote para evitar responsabilidades. O tal vez sí quieras cambiar, porque te sientes infeliz, pero no lo crees posible

Voy a explicarte las características de las personas con víctimismo para que veas si te sientes identificada y ponerle remedio. Empezamos.

El rol de víctima es un mecanismo de protección ante sintomas de miedo o ansiedad. No afrontas la responsabilidad de tus acciones porque no estás preparado para el fracaso y acabas echando la culpa a los demás. Clic para tuitear

El problema del víctimismo

El víctimismo es una forma habitual de ver la vida, una orientación automática hacia las situaciones que vive uno mismo como injustas. Puede ser por mala suerte o porque los demás se aprovechan de ti.

Esta forma de pensar te hace sentir que no tienes poder para afrontar las circunstancias. Por mucho que te esfuerces nunca consigues los resultados que buscas y acabas dejando de hacer.

Echas la culpa y la responsabilidad a otros para proteger tu autoestima a corto plazo. Si no controlas las circunstancias mejor que la culpa sea de los otros.

Como ya sabemos, las personas actuamos según lo que pensamos por lo que si piensas de esta forma, la manera natural de actuar será la de víctima. Acabas asumiendo el papel de víctima como parte de tu personalidad

Nadie elije conscientemente ser una víctima. Caes ahí porque se convierte en una estrategia, la única que conoces, para desenvolverte en la vida. La atención, la simpatía y el tiempo que consigues del víctimismo actúa como refuerzo de esa conducta. Te validan como buena persona y si las circunstancias fueran diferentes tu vida sería próspera.

Características de las personas víctimistas

  • Crees que te han dañado. Tienes la sensación de que has sido tratado injustamente y dañado sin tener ninguna responsabilidad de lo ocurrido
  • Crees no tener control sobre tu vida. Por mucho que te esfuerces no ves resultados por eso te niegas a  hacer nada y cedes tus responsabilidades. Te centrarás en lo negativo y te recreas en el drama
  • Anticipas lo peor. Ves la situaciones como posibles fracasos. No quieres probar cosas nuevas por tu pesimismo e intentas desanimar a los demás con tu negatividad.
  • Esperas la compasión de los demás. Buscas atención y validación constante de los demás, porque has sufrido mucho y no lo mereces o por lo valiente que has sido y cómo aún sigues adelante
  • Echas la culpa a los demás. No asumes ninguna responsabilidad por lo vivido y culpas a los demás
  • Sientes pena de ti mismo. Crees que la vida ha sido injusta y te lamentas constantemente. Además crees que otros tienen más suerte, son más felices, tienen mejor vida y tú estás sufriendo más que nadie
  • Eres exageradamente dramático. Cuentas una versión exagerada de lo ocurrido o mientes. Necesitas hacerlo porque te has acostumbrado a vivir de la compasión y necesitas seguir provocando esa compasión en los demás
  • Actúas a la defensiva. Tienes una actitud negativa que te hace creer que todo el mundo va a hacerte daño. cualquier comentario siempre crees que tiene una mala intención y por eso te pones a la defensiva
  • Te menosprecias. Muestras tu baja autoestima con humillaciones hacia ti mismo
  • No intentas mejorar. Te niegas a analizar tus actos y mejorar. Cuando alguien te sugiere un cambio te pones a la defensiva con una actitud negativa
  • Tienes tendencias pasivo-agresivas. El hecho de creerte sin control para cambiar tu situación te deja sin herramientas para comunicarte bien. No pedirás lo que necesitas, o dirás lo que sientes porque crees que no va a servir de nada, pero a la vez estás enfadado por la situación en la que estas. Por ello, de forma verbal  no dirás nada y parece que estás actuando con pasividad, pero tu lenguaje corporal, el tono de decir las cosas será agresivo.
  • Te autosaboteas. Realizas acciones contraproducentes de manera inconsciente. Te metes en situaciones que pueden producirte un daño aunque haya mejores opciones para reafirmar tu papel de víctima

Desventajas del víctimismo

El víctimismo trae muchos problemas asociados. Algunos de ellos son:

  • Las personas cercanas pueden sentirse como marionetas, manipulados.
  • Enmascara emociones desagradables pero necesarias como el enfado, el arrepentimiento.
  • Te quedas atascado en tu situación actual, no tomas el control de tu vida. Vas a seguir sintiendo insatisfacción con tu vida.
  • Tu forma pasivo-agresiva de comunicarte no va a contribuir a tener relaciones sanas.
  • No vas a sentir con frecuencia emociones positivas.
  • No vas a desarrollarte como persona.
  • Vas a ser una persona tóxica para los demás, y es posible que se alejen de ti.
Y si decidimos ser protagonistas en lugar de víctimas...Dejaríamos de perder el tiempo culpando a los demás, y tendríamos energía para diseñar la vida que queremos vivir Clic para tuitear

¿Cómo superar el víctimismo crónico?

Se puede dejar de ser víctimista, ya que no deja de ser una conducta aprendida y como tal se puede “des-aprender”. Aquí te doy algunos consejos:

  • Identifica la voz crítica que fomenta el víctimismo. Identifica la voz interna que te dice: esto no es justo, que he hecho yo para merecer esto, a la gente no le importa nada….fíjate que no son más que ideas y eso no las hace reales. Cuestionalas. ¿De verdad es cierto todas esas cosas que te dices?
  • Cambia tu forma de hablar. Fíjate, seguro que dices más de una vez «debería»  (debería haber hecho, debería haber dicho, debería haber sido…)No te crees obligaciones ni las crees a los demás. Nadie está obligado a satisfacer las necesidades de nadie
  • Aprende a comunicarte de forma asertiva. Aprende a comunicar de forma adecuada lo que quieres o necesitas. No culpes o ataques a la otra persona. No exijas.
  • Reconoce tus emociones y exprésalas correctamente. Nos han enseñado a reprimir emociones como la ira y el enfado porque son malas y ahora tienes problemas para expresarlas. No pasa nada por sentirlas. Déjalas salir y no les prestes atención. Las emociones también son pasajeras y tarde o temprano se irán.
  • Asume el control de tu vida. Siempre va a haber situaciones que no te gusten. Ante ellas hay dos opciones cambiarlas o aceptarlas. Si puedes, cambialas. Otras no será posible y lo único que podremos hacer es aceptar. Debes asumir que no todo está bajo tu control. Realmente hay muy pocas cosas que podamos controlar, pero sí podemos controlar cómo nos afectan las circunstancias
Es tiempo de enfocarse en lo que realmente importa Clic para tuitear

Resumen

Debes cambiar la manera de ver tu vida. Tal como ahora la ves te genera dolor a ti y a los tuyos.

Es hora de tomar el control de tu vida. Si quieres conseguir algo ves a por ello. No esperes que venga a tu vida como arte de magia, ni pienses que no lo mereces. Te mereces lo mejor pero debes tomar acción para conseguirlo.

No te imagines el futuro. Tienes tendencia a imaginarte en lo peor pero eso sólo es una costumbre. No pienses tanto y vive más el presente. Así serás capaz de apreciar lo que tienes y disfrutarlo.

Acepta que no tienes el control de todo lo que ocurre a tu alrededor. Y además es mejor porque te libera de muchas cargas. Aprende a aceptar lo que no puedes cambiar. No lo pelees y vivirás más relajada

Por ultimo, nadie está contra ti. Las personas hacen cosas y tú decides cómo te afectan. Nada es contra ti. Si aprendes a mirar a los demás con cariño verás un cambio en tu manera de verlos

Puedes dejarme un comentario sobre el artículo y si te ha gustado compártelo para que llegue a más gente

 

[social_share style=»bar» align=»horizontal» heading_align=»inline» text=»» heading=»» facebook=»1″ twitter=»1″ google_plus=»1″ linkedin=»1″ pinterest=»1″ link=»» /]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario.

A %d blogueros les gusta esto: