Coronavirus: problemas en la cuarentena

Coronavirus: problemas en la cuarentena

74 / 100 Puntuación SEO

En estos tiempos de confinamiento, de cuarentena obligatoria, se producen momentos de ansiedad y de estrés. El estrés puede generar  irritabilidad hacia las personas con las que vives, sentimientos de soledad y apatía, o cansancio por la inactividad, que puede dar lugar a conflictos.

Cómo actuar en la cuarentena

Tienes que estar calmado, sin prisas ni agobios. Disfruta tranquilamente la nueva situación. Te pasas la vida corriendo, con prisas, sin tiempo para hacer muchas cosas que te gustaría hacer. Ahora es el momento. No hay agobios de tiempo, no tienes que estar pendientes del reloj y puedes disfrutar relajadamente las actividades que haces.

No te agobies con lo que pasará después, cuando acabe todo. Simplemente disfruta el tiempo que tienes ahora y lo que venga ya se verá. Ya te ocuparas en su momento. Clic para tuitear

Problemas de la cuarentena

La cuarentena ha traído problemas nuevos:

  • Pánico colectivo. Llegan muchas informaciones que crean alarma e incluso bulos que hacen que se viva una situación de pánico. Evita saturarte de información. Infórmate en lugares de credibilidad y sólo una vez al día.
  • Incertidumbre. Vives una época de incertidumbre. No sabes si la enfermedad te va a llegar, ni lo que pasará una vez acabe esto. El progreso de este virus hace que la situación cambie rápidamente sin darte tiempo a su adaptación. Esta sensación de no control provoca irritabilidad. Te gusta controlarlo todo y cuando vives situaciones como la actual, te sientes inseguro haciéndote más vulnerable y sensible.

Recomendaciones en la cuarentena

En esta situación difícil es conveniente:

  • Sostener los vínculos afectivos. Hacer cosas conjuntas con las personas que convives y mantener relación con los demás familiares y amigos a través de videollamadas, mensajes o la forma que creas más adecuada. En estos momentos es importante sentirte querido y unido a los demás
  • Afrontamiento positivo. No centrarse en lo negativo y ver las cosas buenas de esta situación, que también las hay. Cuando te centras sólo en lo negativo, tus defensas bajan y es ahora cuando más las necesitas para no enfermar.

Qué hacer en la cuarentena:

  • Organízate. Establece un horario y estructura tu día a día. Seguir una rutina te permitirá ser más productivo y eficiente a la hora de aprovechar este período de confinamiento. En estos momentos no hay nada más peligroso que tener la mente ociosa, pues seguramente empieces a pensar negativamente en muchas cuestiones que escapan a tu control, provocando que te sientas frustrado, ansioso o deprimido.
  • Duerme bien. Aprovecha que no hay que madrugar para dormir las horas que necesites para estar descansado, relajado y lo más tranquilo posible.
  • Come sano. Come muchas verduras y frutas para que no te falten vitaminas. Tu cuerpo debe estar bien alimentado para poder luchar ante el posible virus.
  • Haz ejercicio físico. Aunque sea poquito tiempo, haz algo de ejercicio. En esta cuarentena vas a pasar muchas horas sentado y los músculos, si no los utilizas, se atrofian. Además te ayudará a soltar adrenalina y a quitarte ese nerviosismo acumulado de sentirte encerrado
  • Las noticias las justas. Mantente informado de las novedades pero no abuses de la información. Hay mucha información alarmista que te va a hacer sentir negativo, con angustia y tristeza y ojo con los bulos que circulan por ahí. La información en medios fiables
  • Aprovechar la oportunidad para hacer actividades que te gusten, pero a las que no puedes dedicar mucho tiempo en tu vida cotidiana. Por ejemplo, leer libros, ver películas o series, hacer ejercicio.

Cómo comportarte

  • Ten paciencia. Si ves que los otros tienen mal humor trata de entender que la situación es difícil para todos y a veces te sentirás inseguro, irritable o triste. Igual que te pasa a ti, le pasa a los otros también y habrá que intentar entenderlo para llevarte mejor
  • Habla de tus miedos, de lo que te preocupa. Muchas veces callas tus miedos para no preocupar a los demás, pero si esa no es nunca la mejor estrategia, ahora menos. Cuando callas lo que te preocupa, crece el malestar dentro de ti y al final sale de mala manera fuera. Háblalo, compártelo, puede que incluso la otra persona piense igual que tú y os irá bien a los dos, o sino te hará ver las cosas de diferente manera porque cuando estamos con las preocupaciones somos incapaces de ver nada más.
  • Escuchar.  Escucha a los otros y háblales  sin reproches, sin buscar culpables, para que no se sientan atacados.  Explica tus  ideas y sentimientos.  Que la otra persona se sienta querida, que importa
  • Respetar los momentos de soledad. No podemos hacer todo juntos. Cada miembro del hogar tiene intereses que desea desarrollar, necesita espacios para relajarse, o incluso atender sus tareas.
  • Tomar distancia cuando te sientas ofuscado. Si sientes que te estás sintiendo mal, que te vas a enfadar porque te sientes molesto, intranquilo… busca tu espacio hasta que se  te pase. Debes comprender que la familia estará junta en un solo lugar por mucho tiempo, y es mejor evitar que las discusiones se agraven.
  • Busca un momento para relajarte, tomate tu tiempo. Una vez calmada ya podrás resolver los conflictos sin discusiones y sin alterarte.
  • No tomes decisiones definitivas. En momentos de crisis se puede perder la perspectiva. Espera que pase la cuarentena y entonces decide.
  • No mentir a los niños o personas mayores sobre lo que ocurre. Habla con ellos con naturalidad para que entiendan lo que ocurre y no se les haga tan difícil la situación.

¿Qué ocurre con los adolescentes?

Si es difícil la convivencia, cuando se trata de adolescentes la situación se agrava.

La adolescencia es un periodo complicado. Es una época de discrepancias, discusiones y luchas de poder que producen rabia e impotencia muchas veces.

Si a esto añadimos que no pueden salir, que no pueden estar con sus amigos, que necesitan un espacio mayor de intimidad… la cosa se complica bastante.

Sigue estas pautas:

  • Entiende como vive y se siente. Los adolescentes necesitan salir, socializar. Es una época en la que los amigos son muy importantes y el no poder salir los pone nerviosos, de mal humor, se sienten frustrados y eso puede hacer que choquéis más de lo normal.
  • Pautas. Intenta poner unas pautas, unas normas para la nueva situación, consensuadas, en las que ambas partes esteis de acuerdo.
  • Calma. Cuando se alborote no entres a trapo con él. Espera que se tranquilice y entonces podréis hablarlo.
  • Comprender  y no desesperarse. Hay que hablar con afecto, no con tono restrictivo para que no se cierren en banda y hacerles ver que necesitamos su colaboración. 

Aprovecha para conocerte mejor

Ahora que vas a estar muchas horas encerrado y que va a haber momentos intensos e incluso conflictos, es bueno mirar hacia dentro y empezar a conocerte.

  • Siente tus emociones. La situación que vives te va a hacer sentir muchas veces con miedo, ansiedad o preocupación. Es normal, no lo tapes ni huyas de esas emociones. Déjalas salir, siéntelas y pasarán. También es bueno compartir lo que sientes, los demás estarán pasando por lo mismo y será más fácil comprender lo que pasa en las situaciones tensas
  • Cuestiona tus pensamientos. Tus pensamientos son los que generan tus sentimientos. Aparecen en tu mente de forma automática y de forma masiva. No puedes evitar que te lleguen pero sí a cuales les haces caso. Cuando sientas que esos pensamientos te hacen sentir mal, déjalos ir. Debes intentar que nada perturbe tu paz interior.
  • Medita. La meditación te ayuda a dejar la mente en blanco, a no pensar. Si no puedes lograrlo de forma natural, el meditar te puede ayudar
  • Vive el presente. En estos momentos de incertidumbre es más necesario que nunca vivir en el presente. No te preocupes por lo que vendrá porque realmente no sabes si será eso lo que ocurra y si ocurre, ya te ocuparás de ello en su momento. Ahora no puedes hacer nada, sólo vivir el presente disfrutando lo que tienes.
  • Confía en la vida. En la vida no pasa lo que tú quieres sino lo que necesitas para tu crecimiento personal. Mira qué te está enseñando esta nueva situación, qué debes aprender de ella.
  • Acepta. Aceptar no es resignarse. Es saber que la situación no la puedes cambiar, aunque no te guste, y que es por tu bien, por tu crecimiento personal, aunque quizás ahora no lo veas así.

Resumen

Este estado de alarma y cuarentena es cuanto menos preocupante y desconcertante. Pero, también esta situación está sacando lo mejor de las personas. Hay mayor unidad como familia y como comunidad, y un gran espíritu de lucha, superación y resiliencia.

Con el aislamiento perdemos rutinas y sobre todo esa intimidad, ese espacio que necesitamos cada uno. Esto hace que sea más fácil tener conflictos.

Pon tu atención en las cosas que puedes hacer en vez de aquellas que se escapan de tu control. Así vivirás mejor la incertidumbre y mantendrás tu bienestar emocional. Clic para tuitear

Siempre debe haber confianza, respeto, empatía y amor entre todos los que convivís bajo el mismo techo para que consigas que haya buena armonía.

Y sobre todo recuerda que esto también pasará.

Si te ha gustado el artículo déjame un comentario y comparte para que llegue a más gente.

 

 

 

 

 

Comentarios

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Conoce tu camino .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Conoce tu camino.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.