Cómo no sentirme insegura

Cómo no sentirme insegura

Qué es la inseguridad?

La inseguridad emocional es una sensación de nerviosismo, malestar o temor asociado con diversas situaciones, tanto sociales como de toma de decisiones. La inseguridad puede ser desencadenada por la percepción que tienes de ti misma como alguien vulnerable o una sensación de inestabilidad emocional que amenaza la imagen que tienes de ti misma

Si eres insegura no confías en ti misma, ni en tu valía, ni tus capacidades . Careces de confianza en los demás porque crees te defraudarán y temerás defraudar a los que te rodean.

La inseguridad puede promover estados de timidez, paranoia o aislamiento social. Puede estimular conductas compensatorias, como la agresividad, la arrogancia o el narcisismo. Asimismo es un síntoma asociado a diversas patologías, como la fobia social, las obsesiones, problemas de autoestima, etc.

La falta de confianza en tus criterios a la hora de tomar decisiones te hace depender de los demás para tomar decisiones, pudiendo desarrollar una dependencia emocional.

Síntomas habituales de la inseguridad

  • Incapacidad para tomar decisiones por miedo a equivocarse. Si no sabes si te va a salir bien temerás hacerlo

  • Envidia y celos de los demás. Ves a los demás seguros y quisieras ser como ellos

  • Pensamientos obsesivos sobre la valía y capacidades personales para resolver problemas. Dudas continuamente si podrás hacer o resolver eso porque «no tienes lo que hay que tener»

  • Gran susceptibilidad a las críticas. Se sienten como la confirmación de que vales poco.

  • Percepción de los demás como amenazas a la seguridad emocional. Te ves vulnerable y piensas que los demás te pueden hacer daño

  • Considerar las opiniones y las percepciones de los demás más acertadas que las propias. Como no tienes seguridad crees que todo lo que viene de los demás es mejor que lo tuyo

  • Dudas constantes sobre diferentes aspectos de la vida. La inseguridad que sientes te hace dudar de todo

Causas de la inseguridad

Las causas de la inseguridad pueden ser muy variadas, las más comunes son:

  • Perfil perfeccionista y autoexigente. Esto hará que sólo veas dos posibilidades a la hora de tomar decisiones. Tomas una buena decisión que te lleva a obtener buenos resultados o tomas una «mala decisión» y los resultados son catastróficos. No hay término medio
  • Autoestima baja.  No confías en tus capacidades y exageras los aspectos negativos de ti misma
  • Experiencias traumáticas. A veces, la inseguridad viene de tomar una decisión en tu pasado que te generó unas consecuencias negativas. Esto puede hacerte pensar que no puedes confiar en tu criterio para tomar decisiones porque «metiste la pata»
  • Patrones de crianza exigente. Si te han criado con una educación muy exigente en la que te remarcan lo malo que haces, esto puede llevar a sentirte insegura.

Cómo influye la educación

Cuando eres niña, no tienes conciencia de lo que puedes o no puedes hacer. Exploras el mundo con curiosidad y ganas de aprender. No tienes una actitud de miedo ante la vida. Pero, poco a poco, tus padres te educan de manera que creas en tus capacidades o pueden hacerte pensar que no tienes esas capacidades y pierdes la confianza y seguridad en ti misma. Te remarcan una y otra vez lo que haces mal pero no te muestran lo que sí haces bien. Ellos no lo hacen con maldad. Lo hicieron lo mejor que supieron en ese momento y seguramente hayan repetido la manera en que los educaron a ellos. Quizás no fue la mejor manera de hacerlo pero lo hicieron lo mejor que sabían en ese momento.

Tampoco esto es determinante. El como te hayan criado influye y mucho, pero no es determinante porque sino todos los hermanos serían inseguros y no siempre es así. Vemos hermanos que han sido educados de la misma manera como unos son inseguros pero otros no. Depende de la importancia que tú le dieras a esas situaciones vividas. Si le diste demasiada, si te creíste todo lo que te decían, recuerda que eso es sólo una opinión, por mucho que venga de tus padres, y eso no hace que sea cierta.

Cómo influye el pensamiento 

Ya hemos hablado antes como influye el pensamiento en tu vida. Recuerda que la manera en que pienses sobre ti misma y las circunstancias externas influye en como ves tu realidad. Si tienes una baja confianza en ti misma puedes boicotear tu crecimiento personal con pensamientos negativos, ideas limitantes y creencias irracionales que te producen un sentimiento de incapacidad e indefensión.

Por eso, a la hora de tomar acción puedes evitar esa situación por miedo al fracaso, porque no crees en tus capacidades. Pero debes darte cuenta de que eso sólo es un pensamiento, que ha podido ser validado durante años pero eso no lo hace cierto.

¿Cómo superar la inseguridad?

  • No te compares con los demás. Mide tu evolución partiendo de ti mismo. Cada persona lleva su propia evolución
  • Acepta cualquier «fracaso» del pasado. El que aquella vez no te salieran las cosas como esperabas no significa que eso vaya a pasar siempre. Acéptalo y aprende de ello
  • Actúa. No pienses si va a salir bien o no, simplemente hazlo. A medida que vayas actuando y veas que no siempre te equivocas y si lo haces no se acaba el mundo, irás cogiendo más confianza
  • Las afirmaciones positivas no son de efecto duradero. Puedes llenarte de frases motivadoras pero si tú no las crees no servirá de nada. Habrá una lucha entre la afirmación positiva y lo que realmente crees. Al final, ganará esa idea que has validado durante tantos años
  • Autocompasión. No significa sentir pena por ti misma sino tratarte como lo harías con tu amigo si fuera el quien hubiera fallado. Si no salió bien vuelve a intentarlo. Aprende del resultado pero no te culpes porque lo hiciste lo mejor que supiste en ese momento.
  • Acepta que nadie es perfecto. El ser humano es imperfecto por naturaleza. Tú también y no pasa nada.

Conclusión

Si lo que quieres es conseguir ser una persona más segura debes relajarte, tranquilizarte y confiar en ti misma.

No le des tantas vueltas a las cosas y actúa. Cuanto más le «hables» a tus pensamientos negativos (no vas a poder, siempre metes la pata, es imposible para ti…) más inseguridad tendrás.

Pierde el miedo al fracaso. Todos nos equivocamos y no pasa nada. La perfección no existe. Hazlo y sino es muy bueno la siguiente será mejor.

Fíjate que lo único que te impide hacer lo que deseas son tus pensamientos de que no puedes, no vales… Pero son sólo eso, pensamientos. Es hora de que te des cuentas que por mucho que los hayas validado durante años no significa que sean ciertos.

Atrévete y disfruta. No dejes que el miedo te paralice

 

Si te ha gustado el artículo compártelo para que llegue a más gente

 

 

 

Deja tu comentario.

A %d blogueros les gusta esto: