Cómo mantener el optimismo en tiempos de cuarentena

Cómo mantener el optimismo en tiempos de cuarentena

65 / 100 Puntuación SEO

Con esta cuarentena, en la que en los medios nos informan a diario de muertos, de afectados por el virus, que meten miedo con los datos… es fácil dejarse llevar por el pesimismo, verlo todo negro. Incluso nos hablan de un nuevo rebrote en otoño y una gran crisis. Pero es importante no dejarse llevar por los pensamientos negativos y mantener una actitud positiva para no caer en el desánimo

Si eres de las que ves todo negro y comentas a menudo tus opiniones, vas a hacer que las personas que estén a tu lado o en contacto contigo se dejen arrastrar por ese pesimismo y ellas hagan lo mismo con otras…. y al igual que en un dominó acabemos todos con ese pesimismo

 ¿Qué puedes hacer para mantener el optimismo en estos momentos de crisis?

1- Aceptación 

Lo primero de todo es aceptar la situación. No puedes evitar que el virus esté, por lo tanto no queda otra que aceptarlo, no está bajo tu control.

Aunque no te guste la situación si no está bajo tu control y por lo tanto no puedes cambiarlo, debes aceptar. Si no aceptas, te resistes a esa situación, vas a generar frustración, rabia y malestar. El aceptarlo va a hacer que evoluciones, que sigas adelante, no te quedes estancado.

2-  Asume que el entorno ha cambiado

Las cosas han cambiado y algunas no volverán a ser lo mismo. No te quedes anclada en cómo eran antes las cosas y acepta los cambios, siempre traen algo positivo.

3- Deja de buscar explicaciones

Da igual porque ha llegado el virus aquí. Hay muchas teorías de si vienen de los murciélagos, que si de un laboratorio… no importa. Lo que importa es que lo tenemos aquí y debemos hacer lo posible para evitarlo. El buscar explicaciones no nos aporta nada bueno, sólo malestar.

4- Acepta que es inevitable que experimentes la adversidad

Nos cuesta aceptar los malos momentos pero es inevitable tenerlos. Por muy bien que te vayan las cosas vas a vivir momentos duros.

5- No responsabilices a los demás de tu infelicidad

Cuando las cosas no salen como queremos tendemos a echar la culpa a los demás. Si tenemos cuarentena y estoy encerrada en casa la culpa es del Gobierno y no me puedo sentir bien por culpa de ellos

Pero no es así. Estás dejando que el cómo te sientes dependa de las circunstancias u otras personas, cuando sólo depende de ti.

Puedes pensar que no es así, pero mira a tu alrededor. Las circunstancias son iguales para todos, pero hay gente que la vive con tranquilidad, quien la vive igual que siempre, no le afecta y quien la vive muy mal. Si la circunstancia fuera la que hace que yo me sienta así, todos se sentirían de la misma manera y ya hemos visto que no es así.

No depende de la circunstancia sino de lo que tú piensas de ella. Puedes pensar que es una buena oportunidad para trabajar desde casa y la vivirás tranquila y bien. Puedes pensar que no ha cambiado demasiado tu rutina (comercios alimenticios, farmacias…) y la vivirás con prudencia pero bien. O puedes pensar que es una M porque peligra tu trabajo, vendrá una crisis que no vas a poder soportar y entonces la vivirás con ansiedad, miedo y mal humor.

En tus manos está cómo quieres vivirla

6-Busca una alternativa al pensamiento negativo

Cuando te llegue un pensamiento negativo plantéate si eso es realmente cierto o hay más opciones. Tiendes a pensar que lo que piensas es la verdad, pero sólo con que haya una persona que piense diferente a ti no es una verdad, sólo es una opinión. Si hay más opciones, es sólo una opinión. Entonces, ¿por qué debe pasar lo que tú crees y no las otras opciones? Busca la opción que te haga sentir bien y en paz

7- Comprende tus emociones

Recuerda que tus emociones vienen de lo que piensas. Si te dejas llevar por pensamientos pesimistas te vas a sentir mal y angustiada. 

Estamos tan acostumbrados a pensar así, que muchas veces ni somos conscientes, porque se producen de forma automática. Fíjate en cómo te sientes. Si te sientes mal, con angustia párate a ver que estás pensando.

8- Se agradecida

Tenemos cosas y personas a nuestro alrededor que no sabemos valorar. 

Cuando empezó la cuarentena empecé a echar de menos muchas cosas que daba por “normales” pero que por la situación ya no las podía disfrutar:

  • pasear por el campo notando el sol y el aire en mi rostro
  • juntarte con los amigos
  • abrazar a mis padres….

Son pequeños detalles que no apreciamos pero que cuando no los tenemos echamos de menos. ¿Y por qué debemos esperar a perder las cosas para valorarlas?

Fíjate en todo lo bueno que tienes y agradécelo: salud, familia… 

9- Céntrate en lo que tienes, no en lo que no tienes

Siempre nos fijamos en lo que no tenemos y nos gustaría tener: si tuviera ese coche, esa casa, un mejor trabajo,…. anhelamos tenerlo para ser felices y nunca lo consigues porque cuando ya tienes esas cosas, ansías otras.

Pero fíjate en lo que ya tienes. Todas esas cosas o personas a las que nunca renunciarías ni por todo el oro del mundo. Esas cosas son las que te dan la felicidad. Si no te sientes así es porque no las valoras. Dale el valor que tienen

10- Disfruta de las cosas simples

Hay miles de cosas de las que podemos disfrutar, simples, sencillas, que pasan desapercibidas pero te hacen sentir bien:

  • un abrazo de tu hija
  • un te quiero de tu pareja
  • oír el canto de un pájaro
  • contemplar el mar
  • mirar el cielo estrellado

¿Qué pasaría si no las tuvieras, sufrirías? valóralas y disfrútalas como si fuera el último día

11- Vive el aquí y el ahora

No te preocupes por lo que vendrá. Aún no ha llegado ni sabes como será. Céntrate en el aquí y el ahora para que puedas disfrutar de lo que tienes y lo que venga ya lo resolveremos en su momento. Muchas veces, nos perdemos de disfrutar lo que tenemos por el miedo al futuro. Vives más en el futuro y te olvidas que el presente es lo único que tienes

12- Toma conciencia de tu diálogo interno

El pesimismo viene de ese diálogo interno. Si empiezas a pensar en que vas a enfermar, que vas a perder a un ser querido, que la crisis no podrás superarla… es normal que seas pesimista

13- Cree en ti

Debes creer en ti. En esa recursividad, esa creatividad, todos esos recursos innatos que te van a ayudar a adaptarte a los cambios que vengan. Fíjate, con lo que tienes, como puedes adaptarte a esos cambios.

Recuerda que también tienes una resiliencia que te va a ayudar a salir airosa de los malos momentos.

14-  Errores- oportunidades de aprendizaje

Cuando nos tenemos que adaptar a la nueva situación, tenemos que tomar decisiones que no siempre tienen el final que esperamos. Pero no tengas miedo a equivocarte, no es un error es un nuevo aprendizaje, aprendemos a base de errores. Fíjate en los niños cuando están aprendiendo a andar, se caen una y otra vez y lo vuelven a intentar. No se dan por vencidos y por eso lo consiguen

15-  Es temporal

Hay que aceptar y entender la realidad que vivimos y, sobre todo, entender que estamos ante una situación excepcional y temporal. 

Todo pasa lo bueno y lo malo. Y esta situación también pasará. No sabemos cuando pero sí sabemos que pasará.

Cuando te desesperes, cuando creas que ya no puedes más… recuerda:

Esto también pasará

Si te ha gustado el artículo déjame un comentario y comparte para que llegue a más gente

 

 

 

 

Relacionado

Comentarios

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Conoce tu camino .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Conoce tu camino.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.