¿Qué pasa en mi cabeza?

¿Qué pasa en mi cabeza?

¿Eres de las que das vueltas y vueltas a las cosas? Yo también era así. Todo el día estaba dando vueltas a cualquier situación por pequeña que fuera. ¿Y qué conseguía con ello? Nada.

Sentía mi cabeza como la sala de máquinas del Titanic. Todo el día funcionando y con mucho ruido por tanta máquina funcionando a la vez.

  • Con tanto ruido era imposible oir otra cosa y lo único que conseguía era  que mi cabeza echara humo y me produjera dolor de cabeza
  • A veces, las máquinas aceleraban y me producía estrés porque no podía llevar ese ritmo tan acelerado
  • Otras, quería ir más deprisa de lo que las máquinas podían y eso me producía ansiedad porque me parecía que no llegaba a tiempo
  • Otras veces, con ese ritmo infernal las máquinas se estropeaban y al bajar el ritmo conseguía una cierta tranquilidad momentánea hasta que volvía a su ritmo habitual

¡Menuda locura! Todos los días y a todas horas las máquinas funcionando sin parar. Ese ritmo no se puede aguantar mucho tiempo.Puede incluso producirte enfermedades

Entonces, ¿ qué  puedes hacer para evitar esto? Cambia de embarcación

Yo ahora voy en un barco velero. Me dejo llevar por el viento y disfruto del viaje. Sin ruidos, sin prisa. Sólo disfrutar.

  • A veces, peleo con el viento para llevar mi embarcación hacia donde yo quiero. Pero cuando me doy cuenta de que es inútil, que lo único que consigo es desgastarme, vuelvo a dejarme llevar. No sé a donde me llevará el viento pero da igual. Vaya a donde vaya voy a estar bien. Exploraré nuevas tierras y conoceré gente nueva. Será una aventura. La vida es una aventura
  • A veces, aparece una tormenta. Sé que es inútil luchar contra ella porque perderé mis fuerzas y no lo conseguiré. No puedo evitar la tormenta porque no está bajo mi control. Pero sé que es pasajera y eso me da mucha tranquilidad. Después de la tormenta viene la calma. Acepto la situación como algo pasajero y la vivo con mayor tranquilidad y serenidad. En este estado es más fácil que aparezcan ideas nuevas que haga la situación más llevadera. Pero lo más importante es saber que pasará. No sé cuando pero si sé que pasará. Puede que se me haga eterna pero sólo es mi percepción. Pasará y cuando pase volveré a disfrutar el paisaje y la calma del momento.

¿Qué embarcación tienes tú?

PD: Si te ha gustado comparte para que llegue a más gente

 

Deja tu comentario.

A %d blogueros les gusta esto: