¿Inteligencia emocional también en niños?

 

Hoy en día se habla mucho de la educación emocional pero, ¿ es importante también para los niños?

La educación emocional es importante a cualquier edad.  Debemos educar a los niños no sólo en conocimientos sino también emocionalmente. Pero, ¿ qué es la inteligencia emocional?

“Inteligencia emocional es la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, así como los ajenos, de motivarnos y saber manejar las emociones”. Daniel Goleman

¿Qué debemos hacer para tener una buena inteligencia emocional?

  • Identificar y reconocer las emociones. Debemos ayudar al niño a que identifique lo que siente. Da igual que no sepa ponerle una etiqueta (darle un nombre). Lo que importa es que sepa expresar lo que siente. Según la edad puede resultarle más fácil hacerlo mediante dibujos con colores ( pueden ser garabatos) o escribir lo que siente. Cuando las emociones son “negativas” al expresarlas les ayuda a que se pase antes.
  • Aceptar y comprender las emociones. Ahora que ya sabemos lo que sentimos debemos aceptarlo e intentar comprender porque se han producido, cual ha sido la causa que la ha provocado. Si sabemos lo que la provoca podemos estar atentos ante una misma situación para que se minimice o desaparezca. Aprendemos a controlarlas.
  • Dejar que fluya y cumplan su función. No debemos reprimirlas. Las emociones siempre hay que expresarlas. Se trata de saber qué las provoca y controlarlas
  • Expresarlas de forma adecuada. Ya hemos dicho que no hay que reprimirlas pero sí debemos controlarlas. Si el niño siente enfado cuando le quitan un juguete debemos ayudarle a que ese enfado lo manifieste de forma adecuada. No tiene que pegar al otro si está enfadado, puede decirle que si no se lo devuelve se enfadará.

¿Qué conseguimos con una buena inteligencia emocional?

  • Autoconsciencia. Seremos conscientes de nuestras emociones y cómo las expresamos
  • Autoregulación. Aprenderemos a regular nuestras emociones manifestándolas de forma correcta
  • Motivación. Nos ayuda a trabajar con determinación para conseguir los objetivos
  • Empatía. Seremos más capaces de ponernos en el lugar del otro, de entenderlo mejor y comprenderlo
  • Habilidades sociales. Con empatía nuestras relaciones sociales mejoraran considerablemente.
  • Ayuda a crear una autoestima sana. Seremos conscientes de como somos, como mejorar y valorarnos mejor
  • Responsabilidad. Con ello conseguiremos que los niños sean más autónomos, responsables y seguros.
  • Felicidad. Una buena inteligencia emocional ayuda al bienestar personal y por tanto a que seamos más felices.

Con todo esto, si lo que queremos es conseguir que nuestros hijos sean felices, cuanto antes les eduquemos en inteligencia emocional antes lo conseguirán

3.8 (75.71%) 42 votes

[contact-form-7 id=”297″ title=”Comentarios”]

Deja tu comentario.

A %d blogueros les gusta esto: