¿Es cierto lo que me han contado?

¡Cuántas veces damos por cierto todo aquello que nos han enseñado! Aceptamos esas ideas como buenas sin ningún tipo de duda. Pero, ¿ son verdad? ¿ y el que todos lo crean lo hace real?

Hace siglos se daba por cierto que la Tierra era plana. Era un hecho indiscutible e incluso trataron de loco al que dijo que era redonda. Pero hoy está comprobado que es redonda.

Quiero contarte una historia para que reflexiones:

El otro día mi hija se enfadó conmigo y me dijo “vete a hacer puñetas”. Yo me enfadé y aunque enseguida me pidió perdón me quedé triste y dolida. Me duró un rato y pensé ¿ porqué te duele tanto? Enseguida me respondí: porque es una falta de respeto, soy su madre. Lo analicé. Mi hija me respeta y mucho porque me lo demuestra todos los días. No lo ha dicho con esa intención. Si, ya, pero si la oyen otros pensarán que no me tiene respeto y diran que soy una mala madre. ¡Ajaaa! Eso es lo que me molesta, lo que piensen los demás. Y ¿de dónde sale que eso es faltar al respeto? De ideas, ideas que he aprendido y he asumido como ciertas.

Después, hablando con mi hija para explicarle porque me había dolido tanto, me preguntó ¿porqué está mal? porque soy tu madre ( otra vez afloró la idea). ¿Y a las hijas se les puede decir de todo y a las madres no, somos menos las hijas?Ahí me di cuenta lo ridiculo que sonaba. Todas las personas merecemos respeto seamos hijas o madres. Aunque a veces nos enfadamos y decimos algo indebido no implica que no tengamos respeto hacia el otro.

Esta historia me hizo darme cuenta de que muchísimas veces asumimos como ciertas, ideas que nos han enseñado y como así lo aprendimos “así es”.Las defendemos y nos enfadamos si alguien dice lo contrario. No hay ninguna duda de que “así es”, que nadie me lo discuta. Muchas de esas ideas depende de la sociedad en que vivimos ( en otras sociedades las ideas son distintas) o de la generación que nos ha tocado vivir (muchas han ido cambiando a lo largo de los años). Si las ideas varían ¿porqué las asumimos como ciertas? Sólo con dudar de ellas se abre un abanico de posibilidades. Vemos ideas nuevas. Si asumimos una idea como real porque ” es así”, no vemos otra cosa.

¿Y si esas ideas, al igual que la Tierra es plana, son erróneas? Quizás si o quizás no. Pero es bueno que lo explores, sin dar por cierto nada, y seas Tú quien saque las conclusiones.

 

Si te ha gustado comparte para que llegue a más gente.

 

 

¿Qué es el coaching?

El coaching es una metodología de desarrollo personal. Con ella aprendes a mirar en tu interior para conocerte y quererte.

El coaching de vida y transformación te enseña cómo se crea la experiencia humana. Si sabes como se crea la comprendes y te vuelves más comprensiva contigo y los demás.

Para mi, ha sido un proceso maravilloso que me ha aportado paz y bienestar a mi vida. He comprendido que se puede estar en bienestar a pesar de los problemas o circunstancias de la vida.

Con este proceso mejoras tú  y los de tu alrededor. No porque los cambies conscientemente, si no porque si tu cambias irradias una luz diferente que los demás perciben y eso produce un cambio también en ellos.

Esto no significa que ahora soy perfecta y hago todo perfecto. Claro que no. Soy humana y cometo “errores” humanos. Pero mejoras cada día y tus “errores” son menores o se producen menos a menudo.

¡Es tanto lo que me ha aportado el coaching a mi vida que cuesta explicarlo en pocas palabras! Pero quiero compartirlo, que tú también te beneficies de lo que he aprendido.

La mejor manera de compartirlo es mediante sesiones de coaching. Pero ¿cómo son estas sesiones?

Las sesiones son una “charla” entre amigos libre de juicios. No te voy a juzgar. En ellas me cuentas tus problemas o inquietudes para intentar solucionarlo.

No te voy a decir que debes hacer, que es lo mejor para tí porque la única que lo sabes eres tú. Tus respuestas están en tu interior. Yo voy a ser tu guía para ayudarte a mirar en tu interior y que encuentres las respuestas que aún no ves.

Es un proceso sencillo pero muy eficaz. ¡Es increible el cambio que se produce en los clientes con las sesiones!¡ Y es tan simple de aplicar! Simple pero muy poderoso. Te empodera.

¿Te animas a intentarlo? Puede cambiar tu vida .

 

¿Cómo influyen los pensamientos en ti?

 

 

Los pensamientos tienen muchísima influencia en tu vida. Son los que te provocan los sentimientos.

Si te levantas un día, ves que está soleado y piensas:

Qué bien, que día más bonito. Puedo ir a pasear, al parque, a la piscina….

Estos pensamientos te producen unos sentimientos que te hacen sentir alegre, contenta, optimista…

Si por el contrario piensas:

Otro día de sol. Me voy a achicharrar, me asfixiaré. Qué mal

Estos pensamientos te producen enfado, rabia… y te hacen sentir mal.

El hecho es el mismo. Un día de sol. Pero tu estado de ánimo cambia según lo que piensas sobre ello. No es el hecho lo que te produce el estado de ánimo, sino los pensamientos.

Esto ocurre con todos los temas.

Si alguien te  dice algo que piensas  es ofensivo, pensarás:

porqué me dice eso, qué se ha creído, cómo se atreve…

Y te  sentirás con rabia, enfado, ira…. y la relación con esa persona empeorará.

Muchas veces el problema no es lo que te dicen sino como lo interpretas. ¿Vale la pena enfadarte por todo y sentirte mal? ¿Se puede evitar?

La respuesta es si

Si piensas : esta persona me ha contestado mal y le “charlas” a ese pensamiento:

Se va a enterar, esto no va a quedar así, me lo va a pagar….

Te vas a sentir mal.

Por el contrario, si piensas: esta persona me ha tratado mal y no le “charlas”, lo dejas pasar, evitaras ese malestar. Deja pasar el pensamiento. No le hagas caso y se irá.

Hay que intentar sentirnos siempre bien. ¿Esto significa que hay que pasar de todo?

No, claro que no.

Significa que a veces, le das mucha importancia a cosas que no la tienen. Exageras la situación.

Evitarás muchos malos ratos y vivirás más feliz, si dejas pasar esos pensamientos. No se trata de cambiarlos por otros, sólo dejarlos ir.